El campo democrático debe volver a ser una esperanza creíble

1) La pandemia ha agravado la Emergencia Humanitaria Compleja preexistente: El extremo desabastecimiento del suministro de gasolina, la cada vez mayor dificultad en el acceso de la población a alimentos y medicinas, la destrucción de la capacidad de suministrar agua potable a los hogares y el deterioro acelerado del ya deficiente servicio de energía eléctrica y el agotamiento de medios de vida en millones de familias, son dinámicas ANTERIORES a la aparición del Covid-19, que hoy se ven agravadas por la pandemia y que revelan ampliamente las responsabilidades de quienes ejercen el control del poder público en el colapso de las instituciones y capacidades del país para garantizar el acceso a esos bienes y servicios.

2) Para Miraflores mantenerse indefinida e ilegalmente en el poder está por encima del bienestar de los venezolanos: Ante la caída del ingreso petrolero, la cuestionada legitimidad política, así como el acentuado deterioro de conductas institucionales y la indiferencia ante el sufrimiento de la población, el gobierno de facto de Maduro se ha centrado en conservar el poder mediante la represión, abandonando las obligaciones del Estado de respetar, proteger y garantizar los derechos humanos para toda la población, sin discriminación. Para los venezolanos el aparato estatal es hoy una fuente de amenazas y no un instrumento para su bienestar, con la fortaleza y la capacidad operativa y técnica para enfrentar la pandemia del coronavirus y nuestra emergencia humanitaria previa

3) Desde las más altas esferas del gobierno de facto se han obstaculizado todos los caminos para la solución constitucional, pacífica y ciudadana del conflicto: Este colapso funcional, social y político del régimen se convierte en la desestructuración del Estado y de la sociedad porque desde el poder han sido cerradas las vías normales que en una sociedad democrática operan para la resolución constitucional y pacífica de los conflictos. Con la imposición inconstitucional de una Asamblea Nacional Constituyente, la realización de elecciones presidenciales fraudulentas en mayo de 2018, desconocidas por muchos dentro y fuera del país e impugnadas incluso por algunos de los que en ella participaron, con el uso partidista del aparato de administración de justicia, de la Fuerza Armada Nacional (FAN), de los cuerpos de seguridad del Estado, y del árbitro electoral, la alternabilidad en el poder ha desaparecido, y con ella la posibilidad de que los venezolanos podamos elegir pacíficamente autoridades capaces de enfrentar la Emergencia Humanitaria Compleja agravada por la pandemia de Covid-19. 

4) Debido a sus errores, el gobierno interino presidido por el diputado Juan Gerardo Guaidó Márquez, presidente de la Asamblea Nacional, enfrenta hoy una dramática crisis política: A principios de 2019, cuando la crisis institucional llegó a su punto máximo con la proclamación como presidente de una persona como consecuencia de un fraude electoral, se produjo la posibilidad de lograr una salida negociada al conflicto venezolano. Sin embargo esa oportunidad fue desaprovechada, al promover una fórmula política («cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres») que se planteaba la salida de Nicolás Maduro del poder no como resultado de una estrategia pacífica, democrática y ciudadana, sino de promover la salida del gobierno por un supuesto «quiebre» en la FAN o un improbable hecho de fuerza decidido desde el extranjero, que va en contra de las prácticas democráticas.

5) El movimiento para regresar a la democracia debe actuar democráticamente. La crisis del gobierno interino presidido por Juan Guaidó se hizo evidente a partir de los sucesos relacionados con la llamada «Operación Gedeón», en los cuales estarían vinculados integrantes del gobierno interino («altos comisionados», «asesores» y «jefes del comité de estrategia») presuntamente implicados en conductas reñidas con la norma constitucional y los derechos humanos, y contrariando de forma inaceptable su responsabilidad de liderar el proceso de transición política al afirmar que “Todas las cartas están sobre la mesa, y debajo de la mesa también”.

Ante esta crítica situación, con un régimen colapsado, una oposición sin una estrategia clara que haga posible una transición pacífica, electoral y constitucional y la emergencia humanitaria escalando, quienes suscribimos este comunicado planteamos lo siguiente:

A) Al régimen de Maduro Moros:

A.1.: Dar pasos reales y concretos para hacer posible un Acuerdo Nacional Humanitario que permita enfrentar la pandemia (y la Emergencia Humanitaria Compleja pre-existente): liberar a todos los presos políticos, cesar la represión uniformada y paramilitar contra la legítima protesta social, respeto estricto al trabajo del gremio médico, el sector productivo, los periodistas y de los defensores de DDHH. 

A.2 Valorar los recientes estudios y proyecciones realizadas por la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales sobre lo que pudiera ser el comportamiento del COVID-19 y a partir de allí dar cuenta sobre los avances en los dos últimos meses en materia de ampliación de la capacidad de respuestas y evaluar las brechas de atención, frente al escenario más adverso. Cesar cualquier tipo de persecución y criminalización a la difusión de información técnica sobre el Covid-19.

A.3) Acatar todas las recomendaciones realizadas por la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los DDHH en sus distintas comparecencias orales y escritas ante el Consejo de DDHH. Brindar facilidades logísticas, operativas y de seguridad para el funcionamiento de las distintas agencias humanitarias de Naciones Unidas instaladas en el país, al igual que para las organizaciones no gubernamentales que asisten y protegen a poblaciones y comunidades a través de programas humanitarios. 

A.4) No utilizar la cuarentena como un mecanismo para limitar los derechos de las personas y cesar en la práctica de la criminalización de la protesta ciudadana. De igual forma, pedimos cesen las prácticas intimidatorias al ejercicio del periodismo. 

A.5) Conformar una AUTORIDAD INDEPENDIENTE integrada por expertos con los conocimientos médicos y científicos requeridos de acuerdo con estándares internacionales y recomendaciones de la OMS y la capacidad operativa para dirigir la lucha de la sociedad venezolana contra la pandemia y coordinar los esfuerzos de los diferentes sectores del país para diseñar la mejor respuesta posible tanto a la epidemia como a sus efectos futuros en materia económica y social. 

A.6) Integrar EQUIPOS DE ATENCIÓN A LA CRISIS, con las mismas características de la Autoridad independiente contra la pandemia, para que operen en las siguientes cuatro dimensiones de la crisis: Gasolina, Agua Potable, Electricidad y Acceso a los Alimentos. 

B) Al gobierno interino presidido por Juan Guaidó: 

B.1) Hacer pública rectificación de la ambigüedad en que se ha incurrido, reiterando sin titubeos que la vía para lograr el cambio no es violenta sino pacífica, constitucional y democrática. Además que toda lucha, en la calle y en cualquier escenario de negociación política, está orientada a lograr la restitución de los derechos de participación política y electoral de todos los venezolanos, para que sea el pueblo quien decida su destino en elecciones auténticamente libres.

B.2) Promover dentro de la Asamblea Nacional la realización de una investigación institucional sobre la «Operación Gedeón», que permita esclarecer quiénes fueron sus operadores, procedencia de los fondos y condiciones del supuesto contrato, sobre la cual al menos uno de los asesores del gobierno interino admitió la contratación de mercenarios, entre varios de los muchos aspectos contrarios a la constitución y a normas internacionales. 

B.3) Separar completamente la actuación de la Asamblea Nacional como poder público de las actuaciones de las organizaciones partidistas que integran la oposición venezolana. La ausencia de institucionalidad en la dirección partidista de la oposición no puede seguir siendo «resuelta» erosionando la institucionalidad republicana. Así como es antidemocrático que el PSUV sea la única fuerza en el Poder Ejecutivo, es absolutamente inaceptable que el G4 haga lo mismo con el Legislativo. 

B.4) En atención al criterio anterior, sugerimos enfáticamente a Juan Guaidó y a las direcciones partidistas de la oposición reconstruir la Alianza Democratizadora, dotándola de los mecanismos institucionales (pesos y contrapesos, controles internos y externos) que permita dar una discusión seria, amplia y profunda y llevar a cabo una positiva rectificación en la política del campo democrático. Para que el movimiento de retorno a la democracia sea una esperanza creíble en esta hora oscura debe tener una dirección colectiva, capaz de discutir y elaborar una estrategia inclusiva y exitosa, que pueda ser transmitida al país y el mundo mediante una vocería coherente. 

C) A ambos, régimen de Maduro Moros y gobierno interino: 

Les sugerimos enfáticamente la reactivación de un mecanismo creíble, equilibrado, inclusivo, con metas realizables y facilitado por mediadores reconocidos para la búsqueda de soluciones reales y concertadas a la crisis venezolana. por difícil que sea el esfuerzo de la negociación política, siempre será preferible a la repudiable decisión de contratar mercenarios o el uso de fuerzas especiales rusas dentro del país. Los venezolanos de todos los colores políticos estamos cansados de estas prácticas, que cuestan vidas y aumenta el sufrimiento de las mayorías, sin aportar soluciones sostenibles a una crisis política, social y económica insostenible que continuará profundizándose si no se ponen los intereses del país por encima de las apetencias individuales. Por tanto, les exigimos reanudar el mecanismo de Oslo como herramienta para encontrar vías que permitan superar la profunda crisis política en Venezuela y el retorno a la plena vigencia de la Constitución, bajo la consigna de la permanencia sin suspensión de los diálogos hasta encontrar soluciones y del respeto sin deshumanizar y criminalizar al adversario 

Las organizaciones de la sociedad civil continuaremos trabajando para lograr que la esperanza de toda la población logre transformarse en cambios reales de una situación que actualmente compromete la sobrevivencia, la libertad y seguridad de la gran mayoría. 

Suscriben el comunicado:

Organizaciones:

  1. A.C. Anzoátegui Sin Sida
  2. A.C. Brisas Orinoco
  3. A.C. MÉDICOS UNIDOS DE VENEZUELA
  4. A.C. Phynatura
  5. A.C. Radar de los Barrios
  6. Acceso A La Justicia
  7. Acción Solidaria
  8. Asociación Civil Mujeres en Línea
  9. Asociación Civil Saber es Poder-AsoSaber
  10. Asociación Venezolana para la hemofilia
  11. Atraem
  12. Aula Abierta
  13. Baruta En Movimiento
  14. Caleidoscopio Humano
  15.  Catedra de DDHH de la UCLA
  16. Centro de Acción y Defensa por los Derechos Humanos – Cadef
  17. Centro de Animación Juvenil
  18. Centro para la Paz y los Derechos Humanos UCV
  19. Cepaz – Centro de Justicia y Paz
  20. Ciudadanía con Compromiso A.C.
  21. Civilis Derechos Humanos
  22. Clima21 – Ambiente y Derechos Humanos
  23. Comisión para los Derechos Humanos y la Ciudadanía CODEHCIU
  24. Comunidad en Movimiento A.C.
  25. Conciencia Ciudadana A.C.
  26. Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional
  27. Convite AC
  28. Crea País
  29. Equipo de Proyectos y Asesoría Social (Edepa)
  30. FUNCAMAMA
  31. Fundación Aguaclara
  32. Fundación Ambientalista de Caricuao
  33. Fundación Centro Gumilla
  34. Fundación de Derechos Humanos de Los Llanos (Fundehullan)
  35. Fundación Especialmente Amigos
  36. Fundación La Gran Victoria
  37. Fundación Fototeca de Barquisimeto
  38. Fundapmotriz
  39. Geografía Viva
  40. Instituto de Altos Estudios Sindicales (Inaesin)
  41. Instituto Mead de Venezuela A.C.
  42. Labo Ciudadano
  43. Laboratorio de Paz
  44. La Guarura.org
  45. Monitor Social AC
  46. Movimiento Ciudadano Dale Letra
  47. Movimiento de Sindicatos de Base (Mosbase)
  48. Observatorio de Derechos Humanos de la ULA
  49. Observatorio Electoral Venezolano (OEV)
  50. Observatorio Global de Comunicación y Democracia
  51. Observatorio Venezolano de Prisiones
  52. Organización Comunitaria Fe, Alegría y Paz
  53. Organización Comunitaria Brisas Orinoco
  54. Organización Comunitaria Libertador
  55. Organización Comunitaria El Junquito y su Gente
  56. Organización Comunitaria Esperanza Punceres
  57. Organización Comunitaria Solidario Punceres
  58. Organización Humanitaria Las Vírgenes
  59. Organización Humanitaria Zona 10
  60. Organización Natural Bio Conservation A.C.
  61. Positivos en Colectivo
  62. PROMEDEHUM
  63. Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (Provea)
  64. Proyecta Ciudadanía A.C.
  65. Red de Defensores de Derechos Humanos del estado Cojedes (REDEFENCO)
  66. Red de Organizaciones Ambientales de Venezuela (ARA)
  67. Revista Sic Centro Gumilla
  68. Semillero Humano A.C. Stop VIH
  69. Una Ventana a la Libertad
  70. UNICRISTIANA de Venezuela
  71. Unión Vecinal para la Participación Ciudadana A.C.
  72. Universitas Fundación / Proyecto Roscio
  73. WOLA (Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos)

Individualidades

  1. Abilio López
  2. Adrian Torres Marcano, Profesor UCV Alba Purroy
  3. Anndy Nieves, abogado Angel Zambrano Cobo Anais López
  4. Ángel Zambrano Cobo Antonia Luque Alfredo Padilla
  5. Beatriz Marín Bolívar Carlos Guerra García Carlos Vielma
  6. Carmen González coronel, abogada/docente/ activista social Carmen Piemonti
  7. Carmen Sosa Cesar Vásquez
  8. Claudia E. Requejo
  9. Claudia Nikken, profesora universitaria David Smilde
  10. Ennio Ortiz Enrique Sierra Elismenia Blanco Esteban Dido Euglis Palma Evelyn Martínez
  11. Francisco Martínez G, expresidente Fedecámaras Flavia Pesci Feltri, profesora UCV
  12. Gabriela Buada Blondell Gilianys Quintero Requejo Guillermo Tell Aveledo Hector Vizcaya
  13. Hernán Zamora Rapale
  14. Ignacio Avalos, profesor universitario Inés Quintero, historiadora
  15. Irene Petkoff Iris Palma Irving Rivas
  16. Isabella Picón – activista Labo Ciudadano Jairo García Méndez, abogado
  17. Jesús “Chuo” Torrealba, periodista y activista social José Rafael Peña Farías, activista social
  18. José G. González Juan Luis Sosa Juan Escobar
  19. Keymer Ávila, Investigador de la UCV Laura Louza, abogada
  20. Leonardo Carvajal, investigador universitario Lexys Rendón, activista DDHH
  21. Lissette González, socióloga Luis E. Lander
  22. Luisa Rodríguez Táriba Luis Francisco Cabezas Luis Parada
  23. Luis R. Jiménez P. Manuel Albino Manuel Mir Manuel Zapata
  24. María Auxiliadora Mejías María E. Escobar
  25. María Piña
  26. Margarita López Maya, historiadora Mariela Ramírez, activista social.
  27. Mario D’Andrea Maritere Alvarado Marelis Alayon Mibelis Acevedo Donís
  28. Mildred Chacón Mileida Ramírez Mirna Santoyo
  29. Nelson Freitez Amaro, profesor universitario Nelson Garrido, fotógrafo
  30. Nelson Landaez Nuris Orihuela Omaira García Olga Pacheco
  31. Oscar Murillo, periodista y profesor universitario Rafael G. Curvelo E.
  32. Rafael Uzcátegui, sociólogo Rigoberto Lobo
  33. Rocío San Miguel
  34. Rodolfo A. Rico, periodista Ronal D. Santil
  35. Rosimar Sosa
  36. Simón Gómez Guaimara- Profesor de Derecho Internacional Soraida Pacheco
  37. Tibisay Bolívar Trinidad M. Palma Valeska Martínez P. Yurizahima Quintana
  38. William Requejo Orobio
Comparte