Politics, Democracy and Participation

Politics, Democracy and Participation

Dimitris Pantoulas

@Dpantoulas

Consultor político-electoral, residenciado en Caracas. Dimitris tiene estudios de Doctorado en la Universidad de Bath (Inglaterra) y Maestría de la Universidad East Anglia (Inglaterra). Ha sido investigador invitado al IESA Business School, ha sido consultor para organizaciones internacionales como el Centro Carter, Capel, Noref.  En Venezuela ha colaborado con organizaciones nacionales como el OGCD entre otros.

 

Does it make sense to write about politics, democracy and citizen participation in a country that most analysts describe as an autocracy or worse yet, as a dictatorship?

The next paragraphs will answer this question by tackling arguments that range from how important democracy is for Venezuelans as a political system, to how the current formal institutions operate, to citizen participation in defining their political destiny in the past year.

Democracy as a sine qua non for Venezuelans

Most of the population in Venezuela is convinced that democracy is the best form of government.  This feeling is reflected by polls conducted over the years and by high voter turnout rates.  The well-known regional polling service Latinobarometro explains the “Venezuelan paradox” as a high percentage of Venezuelans who favor a democratic regime (78%) that is not matched by the political reality of recent times nor the assessments carried out by the country’s experts.  Latinobarometro concludes that although “Venezuelans support democracy, they are not satisfied with it, and only 25% of them believes the government governs for all people.”

The dichotomy between citizens’ preference for democracy and what they experience even has to do with the use of certain words in the political lingo.  Terms that are generally positive, such as democracy, participation, human rights and dialogue, have been part of party-driven propaganda to legitimize projects and actions that are minimally democratic.

This makes it difficult to connect these words with their real meaning and with the concepts they represent for citizens.  For this reason, while Venezuelans still show a strong preference for ‘democracy’ as an abstract term over any other type of political system, at the same time most of the population seems to not be satisfied with the current political regime.

Although the Constitution and political actors of the current government insist on using the official term “participatory democracy,” real actions have led the system to a path of authoritarianism and exclusion that have in turn led to questionable popular support.  This reality demonstrates that the population and its government are not speaking the same language and, worse yet, that both democratic practice and political communication are deteriorating.

The current state of democracy in Venezuela

Analyzing the state of democracy in Venezuela requires differentiating between formal political institutions and actual democratic practice in citizens’ daily lives.  Based on this, in general the concept of democracy includes two approximations to the role of citizens within a democratic regime.  The first approximation is that citizens would express themselves through representatives; the second one is participation, defined as direct action by citizens in the political sphere.  Both approximations are not mutually exclusive, but varying types of democracy give different weight to each one.

In classical democracy, participation maximizes the citizens’ role.  In ancient Greece, participation was more than a right; the “political person” was different from the common citizen; the political person handled his own home and had a duty to help govern the community of homes known as the polis.  According to Pericles, “a man who is not interested in politics and only handles his own affairs is an idiot,” (from the Greek word ‘idiotis,’ a person who only handles personal affairs).

On the other hand, in a representative democracy, rulers are elected to represent their constituents and act on their behalf.  This type of government must comply with a series of minimum guarantees to continue being a democracy.  These guarantees include constitutionality, free and regular elections with universal suffrage, freedom of assembly and association for civil society, and equality of basic human rights.  Additionally, it is essential that citizens are informed about the different proposals that allow them to make a decision on their votes, thus the system must guarantee the free flow of information.

Venezuela is currently experiencing a systematic violation of the Constitution, and a blatant restriction of citizens’ rights to participate in politics, to be informed and to have their will respected.  The two events that best reflect these violations are when the government prevented a recall referendum in 2016 against the president, a referendum that is guaranteed in the country’s constitution, and the violations of regularly scheduled elections as explained in the Magna Carta.  Similarly, there have been multiple violations on citizens’ human rights and an increase in the violation of the right to be informed via multiple restrictions to news channels and censorship and self-censorship throughout the country’s media outlets.

Closing some channels, opening others

Paradoxically, whereas the rights that enable a representative democracy are being increasingly restrained, the country has also seen the strengthening of direct action from citizens.  Although it looks like an oxymoron, citizen participation in Venezuela in 2017 demonstrated a significant capacity for resiliency that is inversely proportional to the behavior of formal institutions (political parties, government branches, etc.).

Between April and August 2017, thousands of citizens protested daily for four months.  The protests in Venezuela demanded social and political changes.  Similarly, citizens, along with the MUD coalition, organized a referendum in July 2016 that international observers assessed as a “relevant political event, organized away from voting institutions due to pluralism spaces being closed and based on the conditions for institutions to develop tasks, duties and responsibilities.”

Citizens’ direct action throughout 2017 had a pendulum relationship with the leadership and role of political parties in Venezuela, especially opposition parties.  This relationship was characterized by political parties being at the forefront in some organizational or political agenda actions, attempts by political parties and their leaders to co-opt citizens during the protests, and autonomy from citizens in decisions and actions that they participated in.

The distance between citizens and political parties has deepened since the 15 October 2017 elections.  This is due to the salient deterioration of the structure of political parties stemming from their lack of leadership and vision, from low credibility in the promises they make, and from society’s inherent dynamism.  This increased distance resulted in a deepening of the crisis amongst opposition parties, who decided not to send candidates to the December 2017 election.  It also resulted in many independent candidates who had had a presence in civil society and social movements in the country.

This demonstrates that a part of society is not happy with how the State is operating nor with the current power relations in politics and amongst political parties, and that it seeks direct participation in the administration public affairs.  Direct action and citizen participation, based on proactive acts and democratic and inclusionary principles, is a positive development in democracy because people can represent themselves, get involved in political processes and enable social changes by their own means.  Mahatma Gandhi and Martin Luther King used direct action protest as a way to achieve human rights and social justice.

Dialogue, understanding and fair elections

The political reality in Venezuela demonstrates that democracy is neither a stable nor a monolithic phenomenon.  Democracy has the same dynamics as society itself, which has evolved throughout the centuries and is a fluid relationship amongst society, institutions and the political situation in each country.

The Venezuelan political system, formally called participatory, in practice behaves as a representative system and demonstrates a salient setback towards a regime that is more excluding and repressive.  This has led many citizens to direct action away from formally-established institutional channels.

Notwithstanding, direct action and citizen participation as an emergency, reactionary plan to arbitrary acts by institutions is not a viable government alternative for a nation, nor does it suppose the only safe way for “the people” to assume power.  Representation and participation must co-exist and feed each other to achieve a functioning modern society.

In Venezuela, at this moment, the foundations of a representative democracy are being obliterated despite an increase in citizen participation, and these foundations are necessary to have a well-functioning political system.  The country needs to recover its own institutions and the only way to achieve this is through dialogue, understanding, respect and, of course, free and fair elections.

Traducción cortesía de Irene Liscano

Version en Español

Comparte

Democracia, Política y Participación

Democracia, Política y Participación

Dimitris Pantoulas

@Dpantoulas

Consultor político-electoral, residenciado en Caracas. Dimitris tiene estudios de Doctorado en la Universidad de Bath (Inglaterra) y Maestría de la Universidad East Anglia (Inglaterra). Ha sido investigador invitado al IESA Business School, ha sido consultor para organizaciones internacionales como el Centro Carter, Capel, Noref.  En Venezuela ha colaborado con organizaciones nacionales como el OGCD entre otros.

 

¿Qué sentido tiene hoy escribir sobre política, democracia, y participación ciudadana en un país al que la mayoría de los analistas califican como autocracia o peor aún como dictadura?

En las próximas líneas daremos respuesta a esta pregunta, abordando argumentos que van desde la importancia que tiene para los venezolanos la democracia como régimen político, el funcionamiento de las instituciones formales actuales, y la participación de los ciudadanos en la definición de su destino político durante el último año.

Democracia sine qua non para los venezolanos

La mayoría de la población en Venezuela está convencida que la democracia es la mejor forma de gobierno, así lo demuestran varias encuestas a lo largo del tiempo. Este convencimiento se evidencia también en la elevada participación de los venezolanos en los procesos electorales. La reconocida encuesta regional, Latinobarometro, explica “la paradoja venezolana” donde un alto porcentaje de los venezolanos en favor a un régimen democrático (78%), no coincide con la realidad política de los últimos tiempos ni tampoco con la evaluación que hacen los expertos del país. Latinobarometro concluye que aunque “los venezolanos apoyan la democracia, no están satisfechos con ella, y sólo el 25% dice que se gobierna para todo el pueblo”.

La dicotomía entre la preferencia de los ciudadanos por la democracia y la experiencia vivida, tiene que ver incluso con el uso de las palabras en el vocabulario político. Términos generalmente positivos, como democracia, participación, política, derechos humanos y diálogo han sido parte de la propaganda partidista para legitimar proyectos y acciones mínimamente democráticas.

Esto, dificulta conectar estas palabras con su significado real y con lo que representan para el ciudadano. Así, mientras los venezolanos siguen teniendo alta preferencia por la ‘democracia’ como término abstracto, por encima de cualquier otro régimen; al mismo tiempo, la mayoría de la población pareciera no estar satisfecha con el régimen político actual.

Si bien la Constitución y los actores políticos del régimen insisten en el uso de la denominación formal de “democracia participativa’ las acciones reales han llevado el sistema a caminos autoritarios y excluyentes, obteniendo resultados de cuestionable apoyo popular. Este hecho demuestra que la población y sus gobernantes no hablan la misma lengua, y peor aun, que existe un deterioro tanto en la práctica democrática como en la comunicación política.

Estado de la democracia actual en Venezuela.

Para analizar el estado de la democracia en Venezuela tenemos que diferenciar entre las instituciones formales de la política y la práctica democrática en la vida cotidiana de los ciudadanos. Así, en términos generales el concepto democracia incluye dos aproximaciones al rol del ciudadano dentro de un régimen democrático. La primera aproximación es que la ciudadanía se expresa a través de representantes y la otra es la participación, entendida como acción directa de los ciudadanos en la vida política. Las dos aproximaciones no son excluyentes, pero los diversos tipos de democracia dan diferente peso a cada una.

En la democracia clásica la participación maximiza el rol del ciudadano. En la antigua Grecia, la participación era más que un derecho; la “persona política” es diferente del ciudadano común; la persona política maneja su propia casa, debe ayudar a gobernar la comunidad de hogares que era la polis. En palabras de Pericles: “un hombre que no se interesa por la política y sólo se ocupa de sus propios asuntos; es un idiota”, (de la palabra Griega idiotis, persona que se ocupa en asuntos solo privados).

Por su parte, en la democracia representativa, los gobernantes son elegidos para representar a sus electores y actuar en su nombre. Este tipo de gobiernos necesita cumplir con unas mínimas garantías para seguir siendo democracia. Entre las garantías se cuentan la constitucionalidad, la celebración de elecciones libres, periódicas y con sufragio universal, la libertad de organización y asociación de la sociedad civil, la igualdad de derechos humanos básicos. Adicionalmente, es imprescindible que los ciudadanos estén informados sobre las diferentes propuestas que le permitan decidir su voto, así el sistema debe garantizar el libre flujo de la información.

Venezuela actualmente atraviesa una sistemática violación a la Constitución y una evidente restricción a los derechos de los ciudadanos a participar en la política, a informarse y a que su voluntad sea respetada. El suceso más indicativo de estas violaciones fue el impedimento por parte del estado de un referendo revocatorio en 2016 contra el presidente de la república, referendo otorgado en la Constitución del país; así como la violación de los calendarios de muchas elecciones regularmente planteadas en la carta magna. Asimismo, existen múltiples violaciones a los Derechos Humanos de los ciudadanos y un incremento en la violación al derecho de estar informado a través de múltiples restricciones a los canales de información y la censura y autocensura en los medios de comunicación del país.

Cerrando unos canales, abriendo otros.

Mientras, por un lado, los derechos que permiten una democracia representativa funcionar propiamente se están cerrando; por otro lado, el país ha visto un florecimiento de lo que es la acción directa por parte de los ciudadanos. Aunque parezca un oxímoron, la participación ciudadana en Venezuela en 2017 ha demostrado una capacidad de resiliencia significativa, inversamente proporcional al comportamiento de las instituciones formales (partidos políticos, poderes del estado, etc).

Entre abril y agosto de 2017, miles de ciudadanos manifestaron diariamente durante cuatro meses. Las protestas en Venezuela exigían cambios sociales y cambios políticos. Asimismo, la ciudadanía, con la participación de la coalición opositora MUD, organizó una consulta popular en Julio 2016, en lo que observadores internacionales calificaron como un “hecho político relevante, organizado al margen de las instituciones electorales, debido al cierre de los espacios de pluralismo y de las condiciones para el desarrollo de las tareas, funciones y responsabilidades de las instituciones”.

La acción directa de la ciudadanía a lo largo del 2017 tuvo una relación pendular con el liderazgo y el rol de los partidos políticos en Venezuela, especialmente de los partidos de la oposición. La misma estuvo caracterizada por la vanguardia de los partidos en algunas acciones de organización o agenda política, intentos de cooptación de la ciudadanía por parte de los partidos y sus líderes durante las protestas, y autonomía de la ciudadanía en las decisiones y acciones donde participaron.

Después de las elecciones del 15 de octubre 2017 la distancia entre ciudadanía y los partidos políticos se ha profundizado. Esto se debe al marcado deterioro en la estructura de los partidos políticos, producto por una parte de la falta de liderazgo y visión por parte de los políticos y por la poca credibilidad de sus promesas, así como por el dinamismo propio de la sociedad. Este distanciamiento tuvo como resultado una profundización en la crisis entre los partidos de oposición, que para las elecciones municipales de diciembre 2017 decidieron no presentar candidatos; a su vez, también produjo que muchas candidaturas independientes surgieran, de actores que han tenido larga presencia dentro de la sociedad civil y los movimientos sociales en Venezuela.

Esto demuestra que una parte de la sociedad no está conforme con el funcionamiento del estado ni con las relaciones de poder políticas y partidarias actuales, y buscan la participación directa en la administración de los asuntos públicos. La acción directa y la participación ciudadana, guiada en términos pro-activos, con principios democráticos y de inclusión, es un desarrollo positivo en la democracia, porque las personas se representan a sí mismas, se involucran en los procesos políticos y, a través de sus propios esfuerzos, provocan cambios sociales. Mahatma Gandhi y Martin Luther King usaron la protesta de acción directa como una forma para ganar Derechos Humanos y justicia social.

 Diálogo, entendimiento y elecciones justas

La realidad política en Venezuela demuestra que la democracia no es un fenómeno estable ni monolítico. La democracia tiene la misma dinámica que la sociedad misma, que ha evolucionado a través de los siglos, y es una relación fluida entre la sociedad, las instituciones y la situación política de cada país.

El sistema político venezolano, formalmente llamado participativo en la práctica se comporta como un régimen representativo, y muestra un marcado retroceso hacia un régimen más excluyente y represivo. Esto ha conducido a muchos ciudadanos a la acción directa lejos de los canales institucionales formalmente establecidos.

Sin embargo, la acción directa y la participación ciudadana como plan de emergencia y reacción a las arbitrariedades institucionales no constituyen una alternativa de gobernabilidad viable para un país y tampoco significa el camino único y seguro para que el ‘pueblo’ tome el poder. La representación y la participación deben co-existir y retroalimentarse para el funcionamiento de una sociedad moderna.

En Venezuela, en este momento, aunque hay un incremento en la participación ciudadana se están derribando los pilares de la democracia representativa, necesarios estos últimos para el funcionamiento del sistema político. El país necesita recuperar su propia institucionalidad, y el único camino para lograr esto es a través del diálogo, del entendimiento, del respeto y por supuesto de elecciones libres y justas.

Versión en ingles

Comparte

Cinco Mitos Electorales Del Sistema Automatizado De Votación En Venezuela

Mitos Electorales

CINCO MITOS ELECTORALES DEL SISTEMA AUTOMATIZADO DE VOTACIÓN EN VENEZUELA

Aime Nogal Méndez

@anogal

Abogada egresada de la Universidad Central de Venezuela.Especialista en Derecho Procesal Civil de la misma universidad. Cuenta con Diplomados en: Estudios Electorales, Observación Electoral Internacional y Derecho Constitucional.

Entre 2005 y 2016 laboró en el Consejo Nacional Electoral, institución en la que se desempeñó en la Dirección Ejecutiva de Asuntos del Directorio, Seguimiento de la Información Electoral y la Consultoría Jurídica. Entre 2013 y 2016 integró la Comisión de Normas y Manuales de Procedimiento del Órgano Rector. 
Actualmente se desempeña como Consultora Empresarial en el Área de Asuntos Públicos.

 

Las críticas al sistema automatizado de votación en Venezuela, se acentúan en el período previo a la celebración de una elección y posteriormente al conocerse los resultados.

A trece años de su implementación con ocasión del referendo revocatorio presidencial celebrado en 2004, persisten mitos alrededor de la automatización y el voto electrónico que debilitan la confianza del elector y desvían la atención sobre temas realmente importantes para el control ciudadano. Mitos que –en su mayoría- han sido creados para desmotivar el voto de un sector político.

En este artículo haremos una primera revisión de los cuestionamientos asociados al funcionamiento de las Máquinas de Votación (MV) y aclararemos las verdades tras esos mitos.

El sistema de votación de Venezuela es uno de los más automatizados del mundo; y sin lugar a dudas, es el más auditado del mundo. Las Máquinas de Votación ejecutan funciones que van desde la autenticación o verificación de la identidad del elector (a través del Sistema de Autenticación Integral), la recepción y almacenamiento de votos en urna electrónica, el escrutinio o conteo de los votos recibidos y la transmisión de los mismos.

Fases Proceso Electoral Automatizado- Mitos Electorales
Fases del Proceso Electoral Automatizado en Venezuela

Al examinar algunos de los procesos ejecutados por la Máquina de Votación, podremos aclarar mitos comunes sobre su funcionamiento.

1) Mito del voto múltiple / Fase de autenticación

“No puede conocerse la cantidad de veces que un elector puede votar en la misma Mesa Electoral”

Falso. La Máquina de Votación (MV) tiene en su memoria interna y de respaldo, la data biográfica y los dactilares de hasta 800 electores asignados a esa Mesa Electoral en particular.

Para ejercer el voto, el Presidente de la Mesa Electoral requiere que el elector entregue su cédula de identidad y coloque su huella digital en el capta huellas, para comparar si sus datos coinciden o no con los registrados en la MV.

El sistema está en capacidad de indicar, si la cédula de identidad o la huella del elector, ya fue utilizada en dicha mesa.

Por lo tanto, sería necesaria la complicidad de todos los miembros de la mesa, y de los testigos de las organizaciones con fines políticos para que un elector ejerza en más de una oportunidad el voto en la misma mesa electoral, lo cual quedaría registrado en la memoria del dispositivo de votación y sería detectable en la auditoría de huellas que se realiza posterior al evento electoral.

Asimismo, el artículo 324 del Reglamento General de la Ley Orgánica de Procesos Electorales (RGLOPRE) establece un procedimiento para cuando se presenten casos de huella repetida, cédula repetida o huella sin coincidir. En estos casos, el elector, con asistencia del miembro de reserva, debe dejar constancia de la situación en una planilla.

2)Mito de la inyectadora de votos electrónicos/ Fase de Votación

“Las Máquinas de Votación pueden ser inyectadas con votos antes del proceso electoral para alterar los resultados en favor de una tendencia política”

Falso. En primer lugar, esto sería detectado a través de la Auditoría de Producción durante la configuración de las MV, que se realiza en la fase preelectoral.

Una de las variables estudiadas en la Auditoría de Producción es que efectivamente las MV seleccionadas arrojen cero («0») votos para iniciar el proceso.

En segundo lugar, de acuerdo al artículo 306 del Reglamento General de la Ley Orgánica de Procesos Electorales (LOPRE), el Acta de Inicialización en cero se imprime antes de cada elección.

Esto tiene como finalidad comprobar que los contadores de votación están en cero. De este resultado se debe dejar constancia en el Acta de Constitución y Votación.

Mitos Electorales
Mito Inyectadora de Votos

3) Mito de votos limitados para un candidato/Fase de Escrutinio

“Luego de iniciado el proceso de votación, se altera el software para limitar la cantidad de votos que puede recibir un candidato u opción electoral”

Falso. El software de la MV se encuentra protegido por un conjunto de mecanismos de seguridad estandarizados. Para ello se llevan a cabo la sincronización de archivos entre la memoria interna y la externa, el cifrado de datos con una clave simétrica única por cada máquina de votación y firma electrónica.

Durante la certificación del software de las MV, los auditores representantes de los partidos políticos, verifican que el programa ejecute correctamente la sumatoria, asignación, escrutinio y transmisión.

Durante la certificación del Software de las MV se genera código único o hash, que es utilizado en cada una de las auditorías subsiguientes para verificar que no se han efectuado modificaciones en el software de las MV.

Las claves generadas para la encriptación de datos y la firma electrónica son compartidas entre los técnicos del CNE y los auditores de los partidos políticos.

Clave Compartida- Mitos Electorales
Clave Compartida Entre los actores del proceso electoral automatizado

4) El Mito del pendrive con votos/ Fase de Escrutinio

“Los operadores de las Máquinas de Votación (MV) cambian las memorias extraíbles (pendrives) con resultados a favor de una tendencia política, antes de imprimir las Actas de Escrutinio”

Falso. El Pendrive es parte del sistema y está diseñado para funcionar ante una eventual falla de la máquina a la que está asociado.

Las MV y toda la información contenida en ella está certificada y encriptada. El respaldo que hace el pendrive está igualmente certificado.

La función de las memorias extraíbles es respaldar los datos almacenados en la memoria principal de la MV y, en caso de que la máquina falle, transmitir la información respaldada de la memoria de la máquina al nuevo equipo.

5)Mito del hackeo de la Máquina de Votación / Fase de Transmisión

“A través de conexiones remotas a las Máquinas de Votación, se modifican los votos emitidos para favorecer a una tendencia política”

Falso. Las MV se encuentran desconectadas durante todo el proceso de votación, y sólo permiten la transmisión de resultados, posterior a las 6 de la tarde, luego que se haya cerrado el proceso de votación según lo estipula la ley.

Las Máquinas de Votación están configuradas para que una vez que se ha cerrado una fase, ésta no pueda volverse a abrir para recibir nuevos votos.

El artículo 336 del (RGLOPRE), establece que una vez culminado el acto de votación la MV imprime el primer ejemplar del Acta de Escrutinio, y posteriormente se realiza la transmisión de los datos al Centro Nacional de Totalización.

Al finalizar la transmisión, la Máquina de Votación es nuevamente desconectada por el Operador del Sistema y se procede a imprimir el resto de las Actas de Escrutinio destinadas a los testigos de las organizaciones con fines políticos.

Con esta operación culminan los ciclos para los que está configurada la MV: Autenticación, Votación, Escrutinio y Transmisión.

Conclusión

Es importante diferenciar el sistema automatizado de votación, de la administración electoral que interviene en cada fase. La difusión de los mitos electorales, ha generado desconfianza en el sistema electoral desviando la atención acerca de los temas que realmente requieren ser revisados para una mayor transparencia, equilibrio y condiciones electorales competitivas.

El proceso automatizado utilizado en Venezuela permite que sean detectadas posibles inconsistencias y alteraciones humanas.

Las Máquinas de Votación se sirven de un conjunto de mecanismos de seguridad, que son puestos a prueba durante la fase pre electoral, electoral y post electoral, así como en las distintas auditorías.

La operación de todo el sistema automatizado de votación en Venezuela, deja trazas o huellas, por lo que es posible determinar cuáles y cuántos registros ha realizado el sistema de votación y el Sistema de Autenticación Integral.

Estas acciones y mecanismos han sido pensados para garantizar que no se modifiquen o alteren los datos, y que en caso de que esto suceda, los participantes en el proceso puedan detectarlo.

 

Comparte

Auditorías y Garantías Electorales en Sistemas de Votación Automatizados

Auditorias Electorales

Auditorías y Garantías Electorales en Sistemas de Votación Automatizados

Felix Arroyo
@fcarroyo
Ing. Electricista, MSc. Investigación de Operaciones, Postgrado Ciencias de la Computación. Doctorante Estadística, Consultor de Procesos Electorales.

 

En comicios automatizados es importante que se establezcan las auditorías y garantías electorales, ya que sólo por el hecho de ser automatizadas éstas implican procesos complejos difíciles de entender por los ciudadanos, lo que ocasiona una cantidad de mitos, que minan la confianza del electorado.

En este trabajo vamos a referirnos a los Procesos Electorales Automatizados usados en Venezuela desde el año 2004 hasta el presente.  Especialmente lo referente a las auditorías que se realizan  para dar las garantías necesarias.

El Consejo Nacional Electoral de Venezuela adquirió el actual sistema de procesamiento electoral en el año 2003. Se incluyó como condición, la entrega del software para poder ser revisado y realizar auditorías por los distintos actores que concurrieran a los comicios. El CNE también estableció como requisito que el sistema dejara las trazas necesarias para poder conocer lo ocurrido después de una contienda electoral.  Justamente, el referendo revocatorio de 2004 fue la primera elección nacional realizada con máquinas que imprimían comprobante impreso del voto.

La transferencia de tecnología fue parte del acuerdo previo a la primera contratación en el año 2004.

Estas acciones contribuyeron a lograr unas eficientes auditorías  y garantías electorales que son siempre necesarias para generar confianza en el electorado y estimular el voto en la población.

Listado de Auditorías previstas en los Procesos Electorales

1. Software de Sorteo de Miembros de Mesa y Juntas Electorales y Presencia de Testigos en el Sorteo.
2. Registro Electoral.
3. Software de Máquinas de Votación.
4. Configuración de Máquinas de Votación.
5. Datos de Máquinas de Votación (Biográficos: nombre, cédula; y Biométricos: huellas dactilares).
6. Software de Máquinas del Sistema de Información al Elector (Eliminado en las Elecciones del 15 de octubre).
7. Producción de Máquinas de Votación y Sorteo de Máquinas a usar en Auditoría de Predespacho.
8. Software de Máquinas del Sistema de Información al Elector (Eliminado en las Elecciones del 15 de octubre).
9. Tinta Indeleble (Eliminada en las Elecciones del 15 de octubre).
10. Cuadernos de Votación.
11. Software del Sistema de Totalización.
12. Infraestructura del Consejo Nacional Electoral para los Procesos Electorales Automatizados.
13. Puesta a cero de todos los sistemas necesarios para efectuar las Elecciones.
14. Transmisión de datos electorales Fase I (Un día antes de las Elecciones).
15. Sorteo de Centros y Mesas de Votación el día de las Elecciones a las 6:00 pm, previa revisión del software a utilizar para el Sorteo. (serán utilizados para la Auditoría Ciudadana Fase II).
16. Transmisión de datos electorales Fase II (Un día después de las Elecciones).
17. Auditoría Ciudadana Fase II, posterior a las Elecciones con las Máquinas sorteadas el día del Proceso Electoral.
18. Marcas transmitidas de incidencias de huellas.
19. Auditoría de Huellas posterior a las Elecciones, revisando posibles usurpaciones de identidad.

Código de Autenticación de Contenido

Cuando se realiza la Auditoría de Software de Máquinas de Votación, tras la revisión de los programas, estos se marcan con un Código de Autenticación de Contenido que permite conocer si estos programas se cambian después de haber sido revisados. Si al programa se le agrega un simple espacio, el código de autenticación cambia.

El Código de Autenticación de Contenido se denomina técnicamente HASH. Existen diferentes algoritmos confiables para producir dichos códigos (MD5, SHA256, SHA512, etc.)

Cadena de Confianza en las auditorías y garantías electorales

Hasta el año 2015, cuando se realizaron las elecciones de la Asamblea Nacional, se efectuaron diecinueve diferentes auditorías, la mayoría de ellas son realizadas siguiendo un orden necesario para ir generando la cadena de confianza.
Ejemplos de lo indicado:

• No se puede realizar la Auditoría de Cuadernos de Votación si previamente no se auditó el Registro Electoral y fue entregado el Tabla-Mesa para su revisión. El Tabla-Mesa es el archivo que contiene la información de los centros y las mesas con la cantidad de electores. También indica con los terminales de cédula como se van conformando las mesas con los electores del centro.

• No se puede hacer la Auditoría de Producción de Máquinas de Votación si antes no se ha efectuado la Auditoría de Software de Máquinas de Votación, la de Configuración de las mismas y la Auditoría de Datos Biográficos y Biométricos que van a ser colocados en las Máquinas de Votación.
• La Auditoria de Predespacho es, y no puede ser de otra manera, posterior a Producción de Máquinas de Votación

En la Auditoría de Datos biográficos y Biométricos, se le coloca a la información códigos de autenticación de contenido. Cada máquina va a tener los códigos correspondientes a la información de los datos y huellas de los electores.

En la Auditoría de Producción de Máquinas de Votación, se revisa en forma aleatoria, los códigos de autenticación, tanto de los programas como de los datos biográficos y biométricos, para estar seguros de que es la misma información ya auditada previamente.

Estos mismos códigos, también son comparados en las Auditorías de Predespacho y de Verificación Ciudadana Fase II.
La técnica de utilizar códigos de autenticación de contenido se aplica en la mayoría de las Auditorías para ir creando la cadena de confianza.

Las auditorías y garantías electorales ciudadanas

El día de las elecciones, después del cierre de la votación se efectúa la verificación ciudadana. Esta revisión es quizás una de las más importantes para generar confianza en los ciudadanos.

Al finalizar la transmisión de las mesas de un Centro de Votación, se realiza un sorteo para escoger las mesas a revisar. A las mesas escogidas se le cuentan los votos que se encuentran en la caja de resguardo, se compara con el Acta de Escrutinio y el Cuaderno de Votación.

El número de mesas a revisar se realiza de acuerdo con la siguiente tabla:

Testigos en Sala de Totalización el día de las Elecciones

Las Partidos acreditan testigos para permanecer en las dos Salas de Totalización del CNE ubicadas en la sede de la Plaza Caracas y de la Plaza Venezuela. Estos testigos permanecen en dichas salas hasta que se transmiten los resultados. En estas salas no se observan los resultados, sino la actividad inherente a la infraestructura tecnológica mostrada en gráficos, incluyendo la transmisión de la información de las maquinas de votación una vez cerrado el acto comicial.

Personal para las Auditorías y Garantías Electorales

Es importante que la Organizaciones Políticas acrediten Auditores con un perfil adecuado. En Procesos Electorales Automatizados, se requiere que los auditores tengan un nivel alto de conocimiento en Tecnología de la Información y las Comunicaciones.

Los que asistimos a las Auditorías debemos prepararnos continuamente para ser eficaces y eficientes en cada una de ellas. En la Auditoría del software de Máquinas de Votación tenemos que dominar el lenguaje C# de Microsoft. Para el Registro Electoral necesitamos manejar Bases de Datos robusta como SQL Server, Oracle, etc. En transmisión, debemos conocer de configuración de Routers, Switches, Protocolos de Transmisión etc. Dependiendo de la Auditoría que asistamos tenemos que conocer diferentes tecnologías, lenguajes, protocolos como por ejemplo Javascript, JBoss, PHP, XML, HTML, CSS, Ruby, Frame Relay, SSL/TLS, VPN, UDP/TCP/IP, enlaces de fibra óptica y muchos otros conceptos.

Para lograr los objetivos de las auditorías y garantías electorales quienes participamos hacemos un gran esfuerzo. Esto no es conocido por los electores y por ello se mantienen muchos mitos sobre el sistema electoral que no tienen ningún asidero.

Estrategias como consecuencia de las auditorias y garantías electorales

Para hacer un plan estratégico eficiente debemos partir de premisas verdaderas. Las Auditorías nos permiten conocer la verdad sobre los procesos electorales automatizados. Una vez identificadas las fortalezas y debilidades podemos saber dónde se debe reforzar la defensa del voto.

En Venezuela se ha intentado desprestigiar al sistema automatizado como un arma política. Hoy, diversos expertos y organizaciones confirman que el sistema automatizado es el que genera mayor confianza. Es necesario, sin embargo,  hacer una campaña para que el electorado conozca la realidad sobre las fortalezas del sistema automatizado. De esa forma se puede lograr que los ciudadanos dirijan su atención a los verdaderos problemas ocasionados por el continuo ventajismo del que ostenta el poder.

Espero que estos escritos que hoy comienzan contribuyan a acabar con los mitos que han sido distractores en los comicios.

 

Comparte

Blog E-LECTOR

E-LECTOR BLOG IMAGEN

E-LECTOR es el blog del Observatorio Global de Comunicación y Democracia, especializado en el tema electoral. Un aporte del OGCD a la pedagogía electoral pensada en el ciudadano.

El objetivo del blog es abordar  de forma rigurosa, pero con lenguaje didáctico y sencillo, temas y problemáticas relacionadas con la administración electoral, la tecnología y el voto, y los procesos electorales.

Escrito por expertos, consultores, técnicos y analistas especializados en la temática político electoral.

Comparte